Conectarse

Recuperar mi contraseña

 
 
 
 
 
  
 
Últimos temas
» SOMEBODY TO LOVE (RECIEN ABIERTO)AFILIACIÓN ELITE
Jue Jun 02, 2011 8:31 pm por Invitado

» Olympic University {¡RECIÉN ABIERTO!} #Normal
Dom Abr 03, 2011 12:12 pm por Invitado

» RUSSIAN ROULETTE | Elite|
Sáb Feb 19, 2011 9:09 pm por Invitado

» Gossip Girl {normal}
Vie Feb 11, 2011 6:24 pm por Invitado

» Breakingh Twilight
Lun Ene 24, 2011 1:53 pm por Invitado

» McGraughill's College (Afiliación normal)
Vie Ene 14, 2011 5:43 am por Invitado

» Light Of Twilight [Elite]
Lun Ene 03, 2011 7:46 am por Invitado

» Next Twilight [Elite NUEVO]
Sáb Ene 01, 2011 9:18 am por Invitado

» Next Generation after Breaking Dawn
Miér Dic 29, 2010 10:32 am por Invitado

 
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el Lun Dic 13, 2010 3:49 pm.
 
  Sólo con invitación formal de un administrador

 
 
 

 

 
 

Aimee Stefanié Budelaire

Ir abajo

Aimee Stefanié Budelaire

Mensaje por Aimee S. Budelaire el Lun Dic 13, 2010 9:08 pm

{BÁSICOS}
Nombre(s):
Aimee Stefanié.
Apellido(s):
Evans Budelaire.
Apodos:
Ninguno en especial.
Fecha de nacimiento/edad:
17 de Abril; 76 años [18 aparentes].
Lugar de origen:
Inglaterra, aunque pasó la mayor parte de su vida humana en Rumania.
Raza:
Hijo de la Luna.

{SOBRENATURALES}
Dieta:
Humana.
Don:
Fecha de conversión:

Fecha de primera transformación:
Hace unos cincuenta y ocho años, no puede decir con exactitud la fecha.

{DESCRIPTIVOS}
Descripción psicológica:
Dulce pero fría, egocéntrica pero sin autoestima, bondadosa y egoísta. Aimee es lo bueno y lo malo en una misma mente, lo que la hace más complicada de lo que la mayoría puede aguantar. Es totalmente impredecible, y algo borde en ocasiones. La mayoría no la comprende -algo que ella sabe bien- y peor aún es cuando ni la misma Aimee puede comprenderse.
Hay que dividir bien la apariencia con la realidad ya que, en este caso, la apariencias engaña. A simple vista, se puede deducir que es alguien fría, decidida e indiferente a los demás. Solamente en casos de muy buen humor tiene un primer comportamiento amable o, por lo menos, agradable. Pero si no fue el mejor día de su vida, no esperes una sonrisa seas quién seas, jamás. Adora la ironía, aunque lo más común es verla utilizar el sarcasmo entre medio de cada palabra ya que no considera a los demás lo suficientemente inteligentes para comprender a la primera. Sabe como ser muy mala, aunque no suele buscarse enemigos si no más bien víctimas de sus comentarios. Su lengua es filosa, y cada palabra es profundamente evaluada con el fin de herir o, en muy pocos casos, hacer sentir bien. Suele fingir no tener conciencia alguna, una mentira completa. Dice que no le importan los demás, que el mundo le puede dar por el culo y que sería mejor morir antes que relacionarse de verdad... Pero no son más que ideas falsas que salen de sus delicados labios.
Detrás de esa capa de oscuridad, hay una chica que necesita compañía, pero, -a su vez- se encuentra ese lado suyo que sabe que no puede permitirse seguir hiriendo gente. Es por eso que se aleja, que adopta el papel de la mala y deja que la odien antes de que la amen. Porque sabe que, de amarla, terminará con sus vidas inconscientemente. ¿Y porqué? Fácil, autocontrol. No tiene en lo más mínimo. No solamente cuando hay luna llena, en cualquier momento de su maldita vida. Y cada segundo que pasa, teme no poder resistirse o enfurecerse demasiado y entrar en fase... Al hacerlo, dile adiós a la poca paciencia y tranquilidad que tiene.
Y sí, existe ese lado dulce. Un lado dulce, tierno y cariñoso que prácticamente está tan oculto que ni ella lo puede ubicar. Las sonrisas sinceras, las risas tiernas y las miradas juguetonas y tímidas rara vez se escapan, pero hay ocasiones en las que lo hacen. Y, al hacerlo, una nueva Aimee es liberada. Pocos han llegado a conocer esta parte suya y, los que lo han hecho, ya ni viven para contarlo. Porque todavía conserva algo de la niña humana que alguna vez fue, aunque ese algo se ha mezclado con su personalidad actual que es tan bipolar como el clima.
Pese a que finge varias emociones, no es una chica mentirosa. No le gustan las mentiras y su sinceridad a veces sorprende, ya que sabe admitir derrotas aún con un enorme orgullo. Y, destacando su inteligencia, se puede decir que es muy observadora y atenta. Sabe perfectamente leer el rostro de los demás y, con el tiempo, se va adaptando tanto a sus gestos que puede predecir lo que vendrá; pero eso sucede solamente con la gente a la que realmente conoce, ya que no es lo mismo alguien a quien nunca antes vio en su vida a quien diariamente se cruza ya sea de buena o mala manera.
Y llegando a su mente, todo es un remolino. Que sí, que no. Lucha constantemente entre el impulso y la lógica, entre lo que se supone que es correcto e incorrecto por más que no cree en la existencia del bien y el mal. Y mientras su cuerpo insiste en hacer algo, su mente lo niega con fuerza, llevándola a sentir que explota en algunas ocasiones. Y sabe bien como pensar, tanto que no puede dejar de hacerlo; pasan muchas cosas al mismo tiempo por su cerebro, y eso la hace desviarse de las pocas conversaciones que tiene. Y al sentirse perdida, se aleja como nada, ya que no siente un interés real por los demás o, por lo menos, trata de no hacerlo.
Pero todo este conjunto de palabras no la describe en su totalidad. Ya que no hay totalidad, su personalidad es infinita y puede dejarte sorprendido en cualquier momento. Quizás exista alguien que la haga cambiar, quizás ella misma con el tiempo evolucione. Por ahora, tratará de ser una chica fría cuya única razón de existir es ser odiada por los demás, por más que en el interior no es tan fuerte como en el exterior.

Descripción física:
A simple vista, puedes ver a una chica que no parece tener más de doce o catorce años. De cuerpo delgado y pequeño, no pasa el metro sesenta y tres; su piel es blanca como la nieve, lo que le da un aspecto aún más vulnerable pero no enfermo. Pero si te acercas más, verás que sobre su pequeña cintura se encuentran sus pechos y una cadera chica, lo que ya te da a entender que no se trata de una pequeña más. Su pulso es prácticamente nulo, es imposible saber si está viva o muerta por más que todo te tire hacia la primera opción. Pero su mirada, con esos ojos claros y resaltados por el oscuro delineador, te deja helado y te penetra a tal punto que es imposible evitarla; aunque, si miras un poco mejor, verás que detrás de aquellos grandes y llamativos ojos hay melancolía, tristeza y debilidad... Pero atravesar la primera impresión es difícil. Posee un cabello rubio y largo que da forma a una despeinada melena; no se preocupa mucho por arreglarlo, así que lo lleva suelto o atado según el momento en el que se encuentre.
En cuanto a su vestimenta, es sencilla. Nada de escotes, brillos o ropas rosadas. Cualquier prenda le viene bien, y se adapta a la moda con facilidad ya que nunca le preocupó realmente tener un gran estilo. Pero esa indiferencia hacia el tema la hace escoger ropa que otra probablemente ni notaría, y le da una onda personal e incomparable.
Spoiler:

{BIOGRÁFICOS}
Familia:
Aunque ella no los llame así, por dentro los considera como tales:
-Frédéric Budelaire.
-Clare Budelaire.
-Sébastien Budelaire.
Ocupación:
Ninguna en específico.
Historia:
Nacida en una familia de clase alta, Aimee Evans fue malcriada desde los primeros segundos de su vida. Su padre era un importante empresario inglés, mientras que su madre se dedicaba al rol de esposa caprichosa. Aunque no era hija única, era evidente la preferencia que tenían por ella, así que esto siempre le dio la ventaja de poder tener el control total de sus padres en cualquier momento.
Y ahí llegaron los colegios privados, el exceso de vestidos de fiesta -aunque realmente nunca fueron de su interés- y el montón de amigas chusmas. Estudiaba piano y violín, su madre le daba clases privadas de danzas y su padre la consentía en todo momento. Su destino estaba bien marcado, y las expectativas sobre ellas eran muchas. Por dentro, no estaba del todo segura de soñar con continuar con la empresa familiar, tener muchos hijos y casarse con algún hombre de apellido importante... Pero todos, inclusive sus hermanas -quienes eran prácticamente dejadas de lado cuando Aimee aparecía por la sala- esperaban algo increíble por su parte.
Así que creció bajo presión, tanta que llegó a adaptarse a los sueños ajenos y empezó a considerarlos propios. Así que, con tan solo dieciséis años, ya manejaba gran parte de la compañía. Su familia ya tenía un matrimonio arreglado con el hijo de un famoso general y el futuro que iba construyendo era el ideal para dejar a los demás satisfechos. Hasta que ese día llegó.
Tras una discusión con la mayor de sus hermanas, Aimee huyó al bosque en busca de consuelo entre las hojas. Había hecho esto en otras ocasiones, pero esta fue la primera vez que se cruzó con una persona que marcó su vida. Una mujer, no, una fiera. Era noche de luna llena, y una criatura cuya existencia desconocía se paseaba a metros de la joven; pero esta no era una criatura cualquiera, era una hija de la luna... Y en su forma lobuna, atacó a la rubia. Aimee no tiene recuerdos de lo siguiente, ya que se desmayó; pero fue mordida, y al hacerlo el virus se transmitió.
Y despertó a la mañana siguiente en su cama, sin saber cómo llegó hasta ahí. Su madre, preocupada, le explicó que había sido hallada entre los árboles por su prometido y que, según el médico, un lobo la había mordido. La chica no comprendió aquello del todo, pero se recuperó al poco tiempo y continuó con su vida... Hasta la siguiente noche de luna llena.
Allí su futuro cambió por completo. Sin control sobre sus acciones, entró en fase y asesinó a sus padres. Para su suerte, sus hermanas no estaban en casa, pero al regresar encontraron a la chica -ya humana- tirada entre medio de los cadáveres. Y llegó la confusión... Llantos, gritos, sustos. Y por eso mismo huyó.
Le costó años comprender lo que era, y se unió a Frédéric, otro hijo de la luna. Él la ayudó bastante a conocer el nuevo mundo en el que se encontraba, tanto que llegó a tomarle cariño. Y ese cariño, se volvió amor. Desde entonces no se ha separado de la manada, y por dentro sueña con que él deje de verla como una niña, como alguien más a quién proteger. Pero sabe que eso no es posible, así que continúa resignada a la posibilidad de tener un verdadero amor.
Hace unos años -estando en noche de luna llena- transformó a Clare. Se ha disculpado con ella un millón de veces, y todavía se siente terrible por haberlo hecho. Teme que eso pueda volverse a repetir, así que ahora trata de encerrarse en noches de luna llena o huir.

{ADICIONALES}
Gustos:
-La lluvia.
-La literatura.
-La música.
-Los gatos.
-Los dulces.
-En un pasado, la luna.
Odios:
-La luna.
-Las órdenes.
-Un chico llamado Damon Doskas, a quien también le tomó cierto cariño que esconde.
Miedos:
-Volver a herir a alguien.
Pertenencias:
-Un diario.
-Una cámara fotográfica.
-Otras.
Hobbies:
-Pasear por el bosque.
-Herir a la gente -aunque no lo desee así-.
avatar
Aimee S. Budelaire

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 13/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aimee Stefanié Budelaire

Mensaje por Aimee S. Budelaire el Lun Dic 13, 2010 10:24 pm

Terminada (:

_________________
avatar
Aimee S. Budelaire

Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 13/12/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.